viernes, 6 de marzo de 2009

historias de un pueblo (1)- el bigotes

Era un hombre, fumador de puros,
un hombre de los de antes,
un hombre de pueblo,
con su bigote, sentado en su mecedora frente a la chimenea,
plateras y fotografías de antes y de ahora colgadas en las paredes,
una mesa familiar con un mantel de plástico de flores azules, donde muchas veces yacían perdices, conejos de sus días de caza o alguna que otra parte de algún cerdo extraído de alguna matanza, allí también le llamaban chinos.
Iluminaba la estancia una ventanuca bien pequeña, y unos muros bien anchos,
aunque aquella casa siempre estaba abierta a todo visitante, como todas las casas del pueblo.
A un lado, en su mano aspera como el invierno e hinchadas por los años de trabajo portaba su preciado puro, al otro lado su botijo de agua fresquita recién cogida de los chorros, una fuente de agua natural muy conocida en el pueblo.
Ahí estaba el, frente a su chimenea esperando a que le venciera el cáncer,
pero guardaba un secreto, que yo años mas tarde de su muerte conocí.
Algunas noches veía pasar por delante de su cama a algún vecino, amigo o familiar.
Los veía pasar uno tras otro, hasta que acertó a comprender que lo que el veía, era la muerte, la misma muerte que visitaba a esas personas al día siguiente...
Hasta que una noche se vio a el mismo, desfilar por delante de su cama,
rápidamente pudo comprender,
y a la mañana siguiente bien temprano y desde sus pulmones encharcados reunió a toda su familia para despedirse.
El era uno de los personajes que recuerdo, ir a visitar de chiquina,
el era "el bigotes" hace a unos años que murió, como anécdota me lo contó mi madre que a su vez le había contado su mujer, después de que el muriera,
cierto o no, es un hombre que no he podido olvidar.
Estas son las vivencias de un pueblucho perdido en la montaña, donde mis padres dejaron a toda la familiar, en busca de una vida mejor y a los cuales volvíamos a visitar una vez al mes.

pd. este relato me lo contó la mia mare, he pensado ir recopilando historias del pueblo para publicarlas en el blog para que no se queden , por lo menos, en mi olvido.


12 comentarios:

carlota. dijo...

Bonitos recuerdos , ¿sería verdad lo de que veia a la muerte?. Tú sigue recordando y escribiendo aqui todas las historias , a mi todas esas historias de los pueblos me gustan .

Besos y buenas noches , mañana temprano marcho de rutilla, y por la tarde noche de boda, buen fin de semana .

leticia dijo...

Me pareció una historia maravillosa, llena de ternura y afecto. Y ya me preparo para las que seguirán, que estoy segura, superarán a esta.
Un beso grande para vos.

leticia dijo...

La música, bonita, como siempre.

HYDRO dijo...

Realmente gente cómo tú, hace que no se queden en el olvido las mejores historias populares. Un besito.

Arwen dijo...

Preciosa historia...te deja un sabor muy dulce el recordar las buenas gentes de los pueblos de este nuestro hermoso pais...ademas este encantador señor podia ver a los proximos visitados por la sombra de la muerte...y del video que te puedo decir...da gusto pasarse por aqui con esta musica!!!muchas gracias por ponerla que recuerdosssss, besitosss

Groucho dijo...

SIGUE RECORDANDO Y ESCRIBIENDO.
BESOS.

mariajose dijo...

es bonito contar las historias, pero mas bonito es escucharlas de sus propias bocas
saludos
pd. intentaré seguir informandome, me he creado un reto!.
saludos y gracias por vuestros comentarios

Javier Caballero dijo...

Pues cumple ese reto, no te desanimes, es algo que como decías, no debe quedarse en el olvido.

Saludos.

Outsider dijo...

Un triste recuerdo y tu narración es tan gráfica que incluso podía oler el aroma del puro...

En mi pueblo se contaba la historia de san pascual... que dicen que llamaba a la puerta de aquellos que se iban a morir, un día no recuerdo a quien que estaba bastante enfermo, le fueron a visitar alguien. Al llamar a la puerta el enfermo se sobresaltó pensando que era el santo que le venía a buscar y no recuerdo si la palmó por eso...

Vamos... que mis recuerdos se parecen más a un no recuerdo muy bien un no se que de no se quien...

mariajose dijo...

javier, a mi todas estas historias me encanta...
es un relato gracioso outsider, pues eso me pasa a mi con la mayoria de los que sé, que los recuerdo a medias, pero bueno ya me informaré
saludos

el marido de la portera dijo...

¡Estupenda historia! Por favor, sigue contándonoslas, pero no olvides intercalarlas con tus otros posts, así podremos disfrutar el doble.

Un saludo muy fuerte

carlota. dijo...

Pero donde te metes niña? estás malita? no posteas nada desde hace más de una semana , no es por nada , sólo que es raro en ti y se te echa de menos ...

Besitos falleros